18 abr. 2016

PEMEX, ¿empresa productiva del Estado?


publicado en La Jornada Morelos el 18 de abril de 2016
PEMEX es sin duda la empresa más importante en México, tanto pública como privada, por su volumen de ventas, número de trabajadores y aportaciones económicas al Estado Mexicano. Con la Reforma Energética del 2013, cambió su régimen administrativo de Organismo Descentralizado a Empresa Productiva del Estado (EPE). Sin embargo, es operada desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), tiene números rojos en sus finanzas, transfiere gran parte de su ingreso al gobierno, cuenta con pasivos laborales que no podrá solventar y disminuyen su producción e ingresos. ¿Podrá ser productiva?
            En las leyes federales se establece que las Empresas Productivas del Estado son entes de propiedad exclusiva del Gobierno Federal, dotadas de un marco jurídico propio, acorde con sus fines de carácter productivo, promoviendo su manejo ágil, eficiente y transparente. Algunas de sus características son las siguientes: Objetivo comercial e industrial; Generación de valor económico; Operación, evaluación y vigilancia atendiendo a sus objetivos económicos; Autonomía de gestión del Consejo de Administración; Autonomía financiera, presupuestal, de contratación y administrativa; y Régimen especial en materia de i) Empresas Productivas Subsidiarias y filiales; ii) Remuneraciones; iii) adquisiciones, arrendamientos, obras y servicios; iv) Bienes; v) Responsabilidades; vi) Dividendo Estatal; vii) Presupuesto, y viii) Deuda.
            ¿Realmente se cumplen para PEMEX estas características de EPE? Su Consejo de Administración está formado por los Secretarios de Energía, SHCP, Economía, Medio Ambiente y Recursos Naturales; la Subsecretaria de Hidrocarburos en Energía, y cuatro consejeros independientes. La mayoría en las votaciones siempre estará sesgada al bien del gobierno federal y no tanto al de la EPE.
            PEMEX acaba de recibir recursos económicos por más de 73 mil millones de pesos por parte de la SHCP, que en principio se destinarán en su totalidad para pagar a unos 225 grandes proveedores de bienes y servicios. Así, su deuda con proveedores se reduce a casi 50 mil millones de pesos. A su vez, la SHCP obtuvo el dinero del Banco de México. Este Banco logró más de 378 mil millones de pesos por concepto del remanente de sus operaciones durante 2015. La Junta de Gobierno del Banco de México decidió, de conformidad con la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y lo aprobado el año pasado por el Congreso de la Unión, dedicarle el 20 por ciento de sus ganancias a reducir la deuda de PEMEX con sus proveedores en 60 por ciento.
            Sin embargo, las calificadoras de inversión, grupos empresariales y expertos en la industria petrolera consideran que esta acción no cambia el riesgo de impago de PEMEX, ya que el precio del petróleo seguirá bajo, su producción disminuye, los impuestos que paga son altos y recorta sus inversiones en áreas estratégicas. Deberá seguir pagando un costo más alto por el financiamiento que obtiene en los mercados internacionales. En esta semana irán el secretario de SHCP y el director general de PEMEX a Nueva York para conseguir más inversionistas. Así que el gobierno mexicano seguirá subsidiando a PEMEX y a los combustibles fósiles, en el periodo de transición a las energías renovables en el mundo.
            En Morelos, debemos analizar con cuidado el impacto económico, ambiental y social que sufriremos por seguir una política pública que apoya el subsidio al petróleo y al gas natural. Estamos arriesgando nuestro futuro por no impulsar a las energías renovables.