21 dic. 2015

Conferencia sobre Cambio Climático en París


publicado en La Jornada Morelos el 21 de diciembre de 2015
El Cambio Climático Antropogénico (CCA), como hemos escrito varias veces en estas páginas, es el mayor reto global que enfrenta la humanidad para su sobrevivencia. El aumento en la temperatura promedio del planeta causada, principalmente, por las emisiones de bióxido de carbono a la atmósfera es un hecho que ya nadie, con un mínimo conocimiento científico e interés por el ambiente, cuestiona. Estas emisiones son producto de la combustión de hidrocarburos (petróleo, carbón y gas natural) necesarias en tecnologías que producen electricidad, calor y movilidad. La temperatura promedio del planeta, para mediados de este año, ya ha subido 1.5 grados centígrados con relación a sus valores anteriores a la revolución industrial. Llegar a un aumento de 2 grados causaría problemas serios con mayor número de huracanes nivel 5 y también sequías más intensas y prolongadas, así como elevación del nivel del mar.
            La comunidad internacional empezó a proponer acciones contra el CCA desde la Convención de Río, en 1992, donde se adaptó el Marco de Acuerdo para el Cambio Climático por la Organización de las Naciones Unidas (UNFCCC). Así, se estableció la importancia de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GHG), como el bióxido de carbono y el metano, entre otros, para no intervenir peligrosamente por acciones del hombre en el sistema climático terrestre. A partir de 1995, en Berlín, se organizan anualmente las Conferencias de las Partes (COP) para revisar la marcha de la implementación del Acuerdo de Río.
            El 12 de diciembre pasado, se clausuró la COP21, organizada en París. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) (http://www.un.org/climatechange/es/blog/2015/12/ban-destaca-ante-la-asamblea-general-la-relevancia-historica-del-acuerdo-de-paris. Visitada en 20151219), su Secretario General, Ban Ki-moon, afirmó que “el Acuerdo de París para la mitigación del cambio climático es un triunfo para la gente, para el planeta y para el multilateralismo, y subrayó la decisión de los países de minimizar los riesgos del cambio climático asumiendo compromisos sólidos. Recordó que cada Estado ha prometido reducir sus emisiones contaminantes, fortalecer su respuesta a los efectos del fenómeno y actuar en las arenas nacional e internacional, entendiendo que las necesidades domésticas se satisfacen mejor cuando se busca el bien común. También, informaron que el Acuerdo de Paris será firmado formalmente el 22 de abril de 2016 en la sede de la ONU y entrará en vigor al trigésimo día contado desde la fecha en que no menos de 55 países, cuyas emisiones estimadas representen globalmente un 55% del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, hayan depositado sus instrumentos de ratificación”.
            David Biello publicó en la Revista Scientific American que, (http://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/el-primer-acuerdo-global-para-luchar-contra-el-cambio-climatico-es-alcanzado-en-paris/. Visitada en 20151216) “con la ayuda de 186 planes nacionales para reducir la polución por gases de efecto invernadero, los negociadores de 196 países, grandes y pequeños, ricos y pobres, se unieron para emitir un nuevo acuerdo climático que podría cambiar el mundo o, para usar las palabras contenidas en el preámbulo del acuerdo, a la “Madre Tierra” (también conocida como los suelos, los mares, los cielos y la vida en este planeta). El nuevo Acuerdo de París declara la ambición de mantener el aumento global de las temperaturas a un máximo de 1.5 grados si es posible, hace un llamado a un balance entre la contaminación con gases de efecto invernadero y las emisiones de gases de efecto invernadero después del 2050, implementa ciclos de 5 años para hacer revisiones de los planes nacionales y  las acciones por comenzar pronto y el seguimiento de esas acciones, y confirma la inversión de al menos 100,000 millones de dólares por año para ayudar a los países más afectados por los cambios del clima. También hace un llamado a los científicos para que calculen cómo exactamente podría el mundo mantenerse en 1.5 grados”.
Sin embargo, todavía falta mucho por hacer a nivel de acciones concretas. Un análisis de la UNFCCC sugiere que, si todos los planes nacionales presentados han sido implementados por completo para 2030, solo se podría mantener el calentamiento global por debajo de 3.7 grados, muy lejos de la meta de 1.5 grados. Desafortunadamente, alcanzar un estatus de cero carbono o un acuerdo para eliminar gradualmente los combustibles fósiles no se menciona directamente en el Pacto de París.
            La participación del Gobierno de México fue presentada hace meses y publicada en el documento “Compromisos de Mitigación y Adaptación ante el Cambio Climático para el Periodo 2020-2030” (http://iecc.inecc.gob.mx/documentos-descarga/2015_indc_esp.pdf. Visitada en 20151219). Se describe la participación para la mitigación del CCA de los distintos sectores para alcanzar las metas de la contribución de México.
En el energético e industrial: generar el 35 por ciento de energía limpia en el 2024 y 43 por ciento al 2030 (la energía limpia incluye fuentes renovables, cogeneración, nuclear y gas natural y carbón con altas eficiencias de conversión, entre otras); sustituir en la industria nacional los combustibles pesados por gas natural, energías limpias y biomasa; reducir en 25 por ciento las fugas, venteo y quemas controladas de metano; y controlar las partículas negras de hollín en equipos e instalaciones industriales.
En el transporte: homologar en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) la normatividad ambiental para vehículos, tanto nuevos como en circulación, así́ como en vehículos no carreteros (locomotoras, barcos y maquinaria móvil agrícola y de construcción); abastecer de gasolinas y diesel de ultra bajo azufre; incrementar la flota vehicular a gas natural y disponer de combustibles limpios; modernizar el parque vehicular y reducir la importación de automóviles usados; e impulsar el transporte multimodal de carga y pasajeros.
En el urbano: impulsar la construcción de edificaciones y la transformación hacia ciudades sustentables, con eficiencia energética y bajo carbono; promover el uso doméstico de calentadores y celdas solares; y recuperar y usar el metano en los rellenos sanitarios municipales y las plantas de tratamiento de aguas residuales.
En el forestal y agropecuario: alcanzar en el 2030 la tasa cero de deforestación; mejorar el manejo forestal; impulsar la tecnificación sustentable del campo; promover biodigestores en granjas agropecuarias; y recuperar pastizales.
            También, en este documento se establecen metas con relación a la adaptación al CCA en México: fortalecer la resiliencia en un 50 por ciento de los municipios más vulnerables del territorio nacional, establecer sistemas de prevención y alerta temprana y gestión de riesgo en todos los ordenes de gobierno.
            El Gobierno Federal estableció metas importantes y alcanzables, siempre y cuando ya se definan y apliquen las políticas públicas pertinentes para establecer hojas de ruta que permitan alcanzar cada una de las promesas.
En Morelos, debemos impulsar el cumplimiento de estas metas. Identifiquemos las acciones que pueden desarrollar nuestros empresarios y académicos, y establezcamos programas y proyectos sólidos que nos permitan ser actores principales en la construcción un ecosistema menos vulnerable.

No hay comentarios: