11 may. 2015

Prosperidad y pobreza en América Latina.



publicado en La Jornada Morelos el 11 de mayo de 2015

En América Latina y el Caribe aún viven en pobreza extrema más de 75 millones de personas, la mitad de ellas en Brasil y México, y las tasas de pobreza extrema (según la línea de 2.50 dólares per cápita al día) exceden el 40 por ciento en Guatemala y llegan a casi el 60 por ciento en Haití. Esto significa que la pobreza extrema es todavía un problema importante en los países de la región. La reciente desaceleración de la actividad económica y del ritmo de la reducción de la desigualdad representan obstáculos adicionales que impiden avanzar con rapidez. Según un estudio reciente, el indicador de prosperidad compartida guarda una fuerte correlación con el crecimiento del ingreso medio; sin embargo, si la desigualdad es alta, el crecimiento del ingreso medio no se trasladará proporcionalmente al segmento más pobre de la distribución.
            Louise J. Cord, María Eugenia Genoni y Carlos Rodríguez-Castelán, de la Práctica Global de la Pobreza en el Banco Mundial para América Latina y el Caribe, coordinaron la elaboración del reporte sobre la prosperidad compartida y el fin de la pobreza en América Latina (Cord, Louise, Maria Eugenia Genoni, y Carlos Rodríguez-Castelán. 2015. “Prosperidad compartida y fin de la pobreza en América Latina y el Caribe,” cuadernillo del Banco Mundial, Washington, DC. Licencia: Creative Commons de Reconocimiento CC BY 3.0 IGO). El propósito de este reporte es evaluar el desempeño de la región en la reducción de la pobreza y la promoción de la prosperidad compartida durante la última década y, a la vez, utilizar un modelo simple basado en activos para resaltar algunos de los principales elementos que afectan la capacidad de los hogares más desfavorecidos para generar ingresos.
En 2013, el Banco Mundial adoptó dos objetivos primordiales para orientar su labor, indica el reporte: poner fin a la pobreza extrema, esto es, reducir la proporción de personas que viven en pobreza extrema al 3 por ciento de la población mundial para el año 2030; y promover la prosperidad compartida en todos los países a través de un aumento sostenible del bienestar de los sectores más pobres de la sociedad, que se definen en términos generales como el 40 por ciento más pobre.
Durante la última década, la región de América Latina y el Caribe logró avances importantes con respecto a los dos objetivos mencionados, según el reporte: redujo a la mitad la pobreza extrema y fue la región que logró la tasa de crecimiento de los ingresos más alta para el 40 por ciento más pobre de la población, tanto en términos absolutos como en relación a la totalidad de habitantes. Estos avances han transformado la configuración de los grupos socioeconómicos de la región. Según algunas proyecciones, la proporción de hogares que vivirá́ en pobreza extrema (ahora con base de 1.25 dólares al día) en la región en 2030 será del 3.1 por ciento, lo que representa un descenso con respecto al 4.6 por ciento registrado en 2011 y el cumplimiento del objetivo del Banco Mundial del 3 por ciento para el año 2030.
El reporte presenta un modelo simple, donde el ingreso de mercado que obtienen los hogares depende de cuatro componentes principales: 1) su capacidad de generar ingresos en base a los activos productivos que poseen; 2) las transferencias privadas que reciben (el valor monetario de las contribuciones privadas nacionales e internacionales) y las transferencias públicas que se incorporan como variable de políticas; 3) el conjunto de precios de la canasta de bienes y servicios que consumen, y 4) las crisis externas que generan variabilidad en los ingresos. La capacidad de los hogares para generar ingresos a partir de sus activos productivos puede a su vez desglosarse en la interacción entre la función de los activos (capital humano, vivienda, y capital y tierras), la intensidad de uso de dichos activos (participación en mercados laborales y financieros, capacidad de actuar) y su rentabilidad (factores de demanda de mano de obra, incluido la rentabilidad desigual en función de la raza, el sexo y la ubicación). Dicho modelo puede ayudar a comprender mejor los componentes del ingreso de los hogares que se vinculan directamente con los elementos monetarios de dichos objetivos.
En Morelos, debemos hacer un análisis detallado de las tendencias recientes, las áreas de política y los desafíos relacionados con la capacidad de los menos favorecidos para generar ingresos. En particular, contar con instituciones justas y transparentes capaces de prestar servicios básicos y universales de buena calidad; mejor conectividad con los mercados y política de competencia; y gestión de riesgos de las redes de protección social.

6 comentarios:

Sadoc Abisai García Hernández dijo...

ES UNA DESGRACIA QUE LA DESIGULDAD SOCIAL ESTE TAN MARCADA DE UNA MANERA MAS NOTABLE EN CIERTOS PAISES Y ES UNA REALIDAD QUE ES DIFICIL DE CAMBIAR. LA POBREZA EXTREMA HA LLEGADO AL PUNTO EN EL QUE ORGANIZACONES MULTINACIONALES ESTAN LLEVANDO A CABO PLANES DE ACCION PARA REDUCIR ESTAS CIFRAS Y DALES UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA A LAS PERSONAS EN ESTA PRECARIA SITUACION. PARA APLICAR ESTE TIPO DE PROYECTOS EN MEXICO ES NECESARIO EVALUAR PRINCIPALMENTE QUE LOS PROGRAMAS YA EN FUNCIONAMIENTO COMO "CRUZADA CONTRA EL HAMBRE" O "PROSPERA" SE ESTEN LLEVANDO A CABO DE MANERA CORRECTA, QUE LAS DEPENDENCIAS DEL GOBIERNO FEDERAL ENCARGADAS DE ESTO SEAN INSTITUCIONES TRANASPARENTES. PERO NO SOLO ES ALIMENTAR O DARA POYOS ECONOMICOS A FAMILIAS DE BAJOS RECURSOS. TAMBIEN SE TIENE QUE CONTAR CON UN SISTEMA DE SALUD INTEGRO, FUNCIONAL DE CALIDAD PARA SATISFACER LAS NECESIDADES DEL PUEBLO MEXICANO.

Tadeus Gallosa dijo...

La pobreza extrema en América Latina y el Caribe es una realidad. Gobiernos de distintos países constantemente se ven en la necesidad de enfrentar esta problemática. A través de programas de ayuda económica y del fomento a la educación se intenta reducir el índice de pobreza extrema. Un enfoque hacia el desarrollo tecnológico y a la generación de conocimiento es fundamental para empezar el progreso. La implementación de programas que ayuden el desarrollo y fomenten proyectos sustentables, generarán demanda laboral. Esta demanda generará ingresos que serán de utilidad en las familias. En la última década se han logrado avances significativos. Sin embargo, factores como crisis económicas en potencias mundiales, tienen efectos negativos en países pobres. Solidaridad entre las naciones por un futuro económicamente fuerte debe existir a pesar de las circunstancias. En la actualidad, las redes sociales juegan un papel importante en la divulgación de la información. Estos fenómenos tienen potencial para cambiar puntos de vista y dar motivación a muchos individuos para lograr un cambio que beneficie a todos.

Emmanuel Escamilla González dijo...

La pobreza, que actualmente toca a 134 millones de latinoamericanos, podría alcanzar a 200 millones más consideradas como vulnerables (siendo poco mas de un tercio habitantes de regiones rurales) frente al impacto de alguna crisis. La población vulnerable, cuyos ingresos por día oscilan entre 40 y 100 pesos por dia, a aumentado del 35% en el 2000 a 38% en el 2012.
Es evidente que si los países latinoamericanos no reducen su vulnerabilidad, y no refuerzan su capacidad de recuperación frente a las crisis financieras y a los desastres naturales, no serán capaces de garantizar, y mucho menos continuar su impulso en el sector social, y económico, sino también ambiental.
Si bien es cierto que el crecimiento económico de un país es un factor clave en su nivel de pobreza, también es cierto que es fundamental gestionar correctamente las finanzas publicas que permiten a financiar las políticas sociales.

Ivan Mascorro Gutierrez dijo...

Existe una brecha económica muy marcada entre los países norteamericanos y América Latina. Para describir a los países latinos siempre tiene que relacionarse con las condiciones de pobreza existentes en porciones considerables de la sociedad. Como se sabe, la pobreza es un problema multifactorial, y como tal se debe atacar en muchas direcciones. Primeramente deben existir programas gubernamentales que les faciliten servicios de educación, salud y alimentación a esta fracción de la sociedad, teniendo estas necesidades cubiertas se puede impulsar a que las personas puedan tener una actividad remunerar y en el mejor de los aspectos se lleguen a una mejor calidad de vida.
Llevar a cabo toda una serie de acciones para erradicar la pobreza ayudará a cambiar estos estigmas que se tienen hacia los países de habla hispana en América.

Daniel B. C. Cortés dijo...

La desigualdad social es un tema del cual aún sigue dando pena a nivel mundial, puesto la forma en la que se trata,es como el juego de donde quedo la bolita, que si debido a desastres naturales, debdido a la falta de empleo, de preparación, falata de edcuación sexual para reducir los niveles demográficos.
La desigualdad social es algo que las grandes potencias han fomentado para que forme parte de un equilibrio desquisiado de la contemporaneedad, donde pocos tienen mucho y muchos tienen nada.
Es decir, se quiere erradicar la pobreza extrema a un 3% para el 2030, pero la cura contra varias enfermedades nadie se quiere hacer cargo de producirla, los investigadores farmacológicos se quedan sin apoyo debido a que nadie los grandes laboratorios le conviene que la gente este atada a una enfermedad que ya tiene cura. Y cuyo acceso es caci casi ultra secreto, a menos que se cuente con una cantidad monetaria. Entonces a la sociedad mundial le convien que áxista desigualdad social para que prevalezca ese balance inprospero.
No sé que medidas se esté meticulando para reducir la pobreza extrema, sin embargo es muy soñador pensar que se quiera recuperar la igualdad social dentro de un mundo totalmente capitalista.

José Francisco D'Acosta Lafón dijo...

Tanto en América Latina como en México se vive una desigualdad económica entra las clases sociales, los ricos son muy ricos (tenemos a los más ricos del mundo) y los pobres son muy pobres, los extremos de pobreza rebasan a la capacidad gubernamental. La pobreza extrema en tan alto porcentaje en la sociedad es algo que desequilibra el orden social ya que el sistema económico tiene ese rezago, la educación y salud en esa gente es algo urgente pero difícil de establecer, básicamente los programas de gobierno se quedan cortos. En países de primer mundo como los Europeos es una problemática inexistente para ellos ya que el sustrato y nivel socio-económico al que planean las cosas no dista mucho del resto.