30 jun. 2014

Avance Social en Morelos

publicado en La Jornada Morelos el 30 de junio de 2014.

Desde su creación en 2004, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) es el organismo descentralizado cuyas atribuciones son normar y coordinar la evaluación de la política y los programas de desarrollo social; aprobar los indicadores de gestión, de servicios y de resultados de dichos programas; y determinar los criterios y lineamientos para la definición, identificación y medición de la pobreza. La operación eficaz, eficiente, transparente y solvente de esta institución es de enorme relevancia para conocer porque México sigue teniendo a más de la mitad de su población en situación de pobreza. Es un deber social y moral identificar cómo están trabajando las instituciones y programas relevantes a este tema, con la finalidad de poder impulsar y multiplicar aquellos casos de éxito. Analicemos el avance social en Morelos.
            El CONEVAL publicó su reporte bienal que permite observar el proceso que han seguido las entidades federativas, analizar qué tanto han avanzado de 2011 a la fecha e identificar cuáles son las áreas de oportunidad en las que aún se debe trabajar para lograr la institucionalización de los elementos de monitoreo y evaluación (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. Diagnóstico del avance en Monitoreo y Evaluación en las entidades federativas 2013.México, DF: CONEVAL, 2013). El objetivo de este documento es proporcionar información a las entidades federativas acerca del avance que presentan sus instrumentos de monitoreo y evaluación, mediante la identificación de los ejercicios realizados hasta el momento.
            El Estado de Morelos presentó un avance de 2011 a 2013 en el índice global. En 2011, registró un índice de 30.6 por ciento en la institucionalización de los instrumentos de monitoreo y evaluación. En 2013, logró un avance global de 38.9 por ciento, lo que significa un incremento de 27.1 por ciento respecto a 2011 de manera global. Sin embargo, a nivel nacional, pasó de la posición diecisiete en 2011 a la veinte en 2013. Es importante el cambio que ha tenido de un año a otro; sin embargo, Morelos no está avanzando en este tema tan rápidamente como los otros estados.
            Normativamente, el estado cuenta con elementos que dan pie al monitoreo y la evaluación de los programas de desarrollo social. A pesar de esto, identifica el Reporte, aún carece de regulación para ciertos instrumentos clave, como los criterios para la creación de programas nuevos y la información que deben contener los padrones, y debe trabajar en la regulación de un padrón único de beneficiarios y establecer la información que deben contener las reglas de operación; los requisitos que ha de cumplir el evaluador; los diversos tipos de evaluaciones que se pueden implementar; la publicación de éstas; el seguimiento a los resultados de las evaluaciones; la información que los indicadores de resultados y de gestión deben reportar; y el marco normativo relacionado con el área responsable de la evaluación.
            La Ley Orgánica de la Administración Pública de Morelos establece que, internamente, las dependencias y entidades deben evaluar en forma permanente sus programas. Esto genera que, al menos, las secretarías de Desarrollo Social, de Salud y de Educación tengan la atribución de evaluar programas relacionados con el desarrollo social. Sin embargo, el Reporte plantea, no hay esquema de coordinación entre estas dependencias. Por último, no se identificó evidencia pública y oficial de elementos de monitoreo y evaluación que hubieran desarrollado alguno de los tres organismos. Por otro lado, los elementos en materia de monitoreo y evaluación desarrollados han sido ejercicios desarticulados que no proporcionan información integral para la toma de decisiones. Por tanto, el reto que afronta Morelos es implementar los elementos que por ley se establecen, de tal modo que pueda obtenerse información oportuna de todas las intervenciones sociales para una toma de decisiones basada en los resultados alcanzados.
            El Reporte sugiere oportunidades de mejora para el Estado de Morelos y aquí presentamos cinco relevantes:
1.     Contar con criterios para la creación de programas nuevos ayuda a garantizar el uso eficiente de los recursos públicos; en este sentido, se sugiere que el estado formule normativa para regular este elemento. Entre dichos criterios se encuentran: elaborar un diagnóstico de la problemática a atender; designar la dependencia encargada de operar el programa; establecer la vinculación del programa con el Plan Estatal de Desarrollo; incluir información del programa, como los objetivos, la población objetivo, el tipo de apoyos que se entregan, entre otra, así como los indicadores para el monitoreo y la evaluación de los programas.
2.     Normar e impulsar la creación de un padrón único de beneficiarios de los programas sociales, de tal manera que puedan identificarse la complementariedad o duplicidad de los apoyos brindados, así como referir los que provienen de la Federación y del Estado. Para esto, es necesario definir los criterios y lineamientos para su conformación a fin de que la información que brinden las dependencias para la integración del padrón sea homogénea.
3.     Si bien algunos programas cuentan con reglas de operación, es fundamental extender esta práctica a todos, así como determinar los criterios específicos y homogéneos para la elaboración de éstas. La difusión de las reglas de operación también permite transparentar el acceso a los programas.
4.     Dar continuidad a la práctica de presentar información sobre el presupuesto desglosado por programa y extenderla a todos los programas, puesto que es un factor necesario para implementar el presupuesto basado en resultados; ya que contar con esta información permite fijar metas y exigir resultados a la unidad responsable.
5.     En virtud de que el objetivo de evaluar es generar información para mejorar las políticas públicas, es recomendable poner en marcha un sistema de seguimiento a las recomendaciones derivadas de las evaluaciones, para retroalimentar el proceso de planeación y operación de las políticas públicas.
            En Morelos, debemos impulsar la creación de un sistema de monitoreo y evaluación del avance social, que requiere generar criterios y lineamientos que respalden su realización homogénea y sistemática, y definir a los actores encargados de su ejecución, así como las responsabilidades y los mecanismos de coordinación entre ellos. La tarea de monitoreo y evaluación de las políticas y los programas de desarrollo social debería ser asignada a una sola área de gobierno con autonomía técnica.