29 jul. 2013

Datos gubernamentales abiertos

publicado en La Jornada Morelos el 29 de julio de 2013

Existen dos movimientos básicos de la sociedad civil que luchan por una mayor apertura de las bases de datos, información y documentos guardados por las instancias públicas. El movimiento por los “Derechos a la Información” promueve el acceso a la información desde una perspectiva de los derechos humanos, mientras que el movimiento por los “Datos Gubernamentales Abiertos” promueve la apertura de la información por motivos sociales y económicos. Compartir esta última información beneficia a la sociedad al crear condiciones para otorgar servicios que sean socialmente incluyentes e impulsen una democracia participativa. Existe un traslape significativo entre ambos movimientos, porque en ambos se pretende aumentar la transparencia gubernamental, de tal manera que todos los miembros de la sociedad puedan disfrutar el valor social y económico inherente de la información que ha sido generada y recolectada con fondos públicos.

            Bárbara Ubaldi escribió un artículo sobre “Datos gubernamentales abiertos: Hacia un análisis empírico sobre las iniciativas en datos gubernamentales abiertos” que fue publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ubaldi, B. (2013), “Open Government Data: Towards Empirical Analysis of Open Government Data Initiatives”, OECD Working Papers on Public Governance, No. 22, OECD Publishing. http://dx.doi.org/10.1787/5k46bj4f03s7-en). Describe los principios, conceptos y criterios básicos que enmarcan las iniciativas para alcanzar que los datos gubernamentales estén abiertos a la sociedad (DGA), presenta una llamada de alerta sobre los retos que esta agenda ofrece al sector público y sugiere un marco metodológico para conducir dichas iniciativas.

            Los datos son el nivel más bajo de abstracción desde los que se derivan la información y después el conocimiento, plantea la autora. El flujo de información se considera un sustento fundamental de una democracia robusta y de una economía productiva, que permite sostener una buena gobernanza y estimular un crecimiento económico basado en conocimientos. Lo anterior cambió la manera en que los gobiernos valoran, administran, usan y comparten la información, tanto a su interior como con la sociedad; así, se impulsó el acceso público de la información como uno de los derechos humanos indispensables. En la medida que el enfoque se centra en el valor potencial económico y social de la información, aumenta el énfasis en la accesibilidad a los reportes y análisis que procesan dicha información. La OCDE ha definido a la información del sector público como los productos y servicios de información que han sido generados, creados, recolectados, procesados, preservados, mantenidos, diseminados o financiados por un gobierno o una institución pública, y que consideran los requerimientos y restricciones legales pertinentes.

            Las bases de datos que se consideran como referencia para el análisis de iniciativas relativas a DGA incluyen, según la autora: información de negocios, que incorporan los de la Cámara de Comercio y negocios oficiales; propiedad intelectual, como registros y patentes; información geográfica, direcciones, fotos aéreas, edificaciones, catastros y relieves geológicos; legislación, decisiones formales, leyes y tratados; meteorológica, datos del clima y pronósticos; sociales, estadísticas sobre economía, empleo, salud, población y administración pública; y transporte, condiciones de tráfico, obras en calles, rutas públicas y registro vehicular.

            Se ha definido un nuevo concepto llamado BigData, que se trata de una colección de conjuntos de bases de datos tan grande y complicada que es muy difícil de utilizar con herramientas de administración y procesamiento de datos tradicionales, ya que se requiere capturar, almacenar, buscar, compartir, transferir, analizar y visualizar simultáneamente una enorme cantidad de datos cuantitativos y cualitativos. La necesidad de manejar tal cantidad de datos es irreversible, asegura la autora, porque la información y los conocimientos que se obtienen es de mucha mayor calidad al poder correlacionar, por ejemplo, tendencia de los mejores negocios, esfuerzos en ciencia, tecnología e innovación, prevención de enfermedades, avances legislativos y combate al crimen.

            Los datos gubernamentales se deben considerar abiertos si se hacen públicos de acuerdo a los siguientes principios, establece la autora: completos, todos los datos públicos están disponibles ya que no están sujetos a privacidad, seguridad o limitación de privilegios; primarios, son recolectados de las fuentes, en el nivel menos agregado y sin modificar; oportunos, se hacen disponibles rápidamente para preservar su valor; accesibles, están disponibles al mayor número de usuarios para cualquier propósito;

electrónicos, se presentan estructurados para permitir su procesamiento automatizado; indiscriminados, al alcance de cualquiera sin requisitos de registro; y libres, disponibles en formatos que nadie tiene control exclusivo y que no están sujetos a protección estricta de propiedad intelectual.

            Existen asuntos clave que no están resueltos y que, de acuerdo con la autora, deben ser analizados y debatidos para conceptualizar, desarrollar e implantar las iniciativas de DGA, así como para definir las políticas públicas que lleven a su puesta en marcha. En particular, se deben considerar el alcance de los asuntos conceptuales, las necesidades emergentes de los gobiernos y la sociedad, la armonización de definiciones, la solución de posibles conflictos legales, y avanzar en el análisis empírico y sus indicadores.

            En Morelos, el establecimiento de una plataforma de Datos Gubernamentales Abiertos deben mejorar las relaciones entre los representantes de los sectores público, privado y social. Ésta permitirá que tengamos un gobierno transparente y con solvencia comprobada, una mayor corresponsabilidad de la sociedad civil y una integración de los empresarios en la proveeduría de servicios, entre otros beneficios. El twitter es para intercambiar noticias, lo que necesitamos es implantar un sistema de BigData para generar electrónicamente conocimientos de las correlaciones entre Plan Estatal de Desarrollo, próximos Programas Sectoriales, alianzas público-privadas, cambios a leyes publicados, fideicomisos establecidos, convenios firmados y datos geo-referenciados sobre la situación económica, social y ambiental, entre otros.