5 mar. 2012

Energías Renovables en China

publicado en La Jornada Morelos el 5 de marzo de 2012

La capacidad nacional instalada para generación de electricidad a diciembre de 2009 incluyendo exportación se ubicó en 60,440 MW (millones de watts), registrando un incremento de 1.7 por ciento respecto al año anterior, de acuerdo con la Prospectiva del Sector Eléctrico 2010-2025, publicada por la Secretaría de Energía. De esta capacidad, el servicio público (incluyendo producción independiente) concentró 85.5 por ciento, mientras que el restante 14.5 por ciento está distribuido entre las diferentes modalidades para generación de electricidad vigentes, como el autoabastecimiento. Al cierre de 2009 la capacidad instalada del servicio público ascendió a 51,686 MW, un incremento neto de 581 MW. En 2009 el consumo nacional de energía eléctrica disminuyó 0.8 por ciento respecto al año anterior, con una tasa de crecimiento anual de 2.8 por ciento durante el periodo de 1999 a 2009. Según el Balance Nacional de Energía 2010, también publicado por la Secretaría de Energía, en 2009, la capacidad instalada de sistemas fotovoltaicos fue de 5.7 MW, alcanzándose un acumulado de 25.1 MW; mientras que se instalaron 500 MW de sistemas eólicos, con un acumulado de 502.6 MW. La falta de crecimiento económico en el país se refleja en la baja demanda adicional de electricidad. También, se observa que hubo un esfuerzo importante en instalar sistemas que aprovechan la energía del viento, aunque el esfuerzo global es mínimo, como veremos a continuación.
            Kat Cheung escribió un documento de trabajo titulado “Integración de Renovables: situación y retos en China”, publicado por la Agencia Internacional de Energía en 2011. El documento describe el esfuerzo realizado por China para incorporar cantidades cada vez más importantes de electricidad generada por fuentes renovables de energía en sus redes eléctricas de transmisión y distribución. Está enfocado principalmente a la energía eólica, ya que su capacidad instalada ha aumentado y tienen proyectado incrementarla de manera muy importante. En particular, se centra en cuatro aspectos: transmisión regional de electricidad, generación flexible, gestión de la demanda y almacenamiento, y políticas y estándares.
            La seguridad en el abasto de electricidad es de enorme prioridad en China, como en todos los países, describe el documento. En enero de 2008, se registró un record de apagones en 17 provincias al este del país, debido a un clima invernal extremo. Las líneas de transmisión se dañaron y mucha nieve bloqueó el transporte de carbón por ferrocarril. En años recientes, sequías prolongadas han afectado a las presas del sur del país, dejando a millones de personas sin agua potable y reduciendo drásticamente la energía generada por hidroeléctricas.
            La economía China, señala el documento, ha crecido mucho más rápido que la de cualquier otro país. En la última década, el incremento anual de su Producto Interno Bruto fue mayor al 10 por ciento, por lo que el consumo total de energía primaria aumentó al 8 por ciento (que es 3 veces mayor al crecimiento mexicano) y el consumo de electricidad creció por un factor de 3.4 veces del 2000 al 2009. La Agencia Internacional de Energía ha estimado que la demanda de electricidad en China se triplicará al año 2035, a una tasa anual mayor de 5 por ciento.
            En 2009, la capacidad total instalada en China para generar electricidad era de 874 GW (que es catorce veces mayor a la mexicana y con una población casi 11 veces más grande) y el carbón es la fuente dominante, representa el 80 por ciento de la oferta y más del 70 por ciento de la capacidad instalada, indica el documento. Sin embargo, China tiene planes ambiciosos para incrementar la generación de electricidad con fuentes renovables de energía. Sus metas al 2020 son tener una capacidad instalada de 150 GW  de generadores eólicos, 20 GW de solares y 380 GW de hidroelectricidad. Estas cifras indican que en promedio anual los sistemas eólicos incrementarán su capacidad en 12.5 GW y los solares en 2 GW. La capacidad instalada de estos dos sistemas se duplica anualmente desde el 2005. Recordemos que la capacidad que se instaló en México, en ese mismo año, de sistemas solares era de 5.7 MW y de eólicas era de 500 MW;  las diferencias en capacidades de instalación anual son del orden de 350 veces en solar y de 25 veces en eólica.
            Un ejemplo, presentado en el documento, es una “granja eólica” de 3.8 GW construida en la provincia de Gansu en 2010. Ésta es la primera fase de un proyecto que instalará 7 “granjas eólicas” de 10 GW cada una. En 2010, China superó a Estados Unidos y es el país con mayor capacidad instalada de sistemas eólicos. Existe un programa de concesiones para terrenos con vientos importantes y constantes que ha permitido ya reducir la inversión en aerogeneradores eólicos de 1.5 MW de capacidad instalada a 600 dólares por kW, competitivo con carbón.
            El gobierno Chino ha establecido políticas y leyes que han impulsado este enorme crecimiento de las fuentes renovables de energía, establece el documento. En particular, un elemento clave para este crecimiento es la aprobación de la Ley de Energías Renovables en 2005, que ha dado certeza  de largo plazo a los inversionistas, ya que los operadores de la red eléctrica deben “comprar toda la electricidad producida con energías renovables que esté conectada a dicha red en el área cubierta por sus redes y debe proveer servicios de conexión a sus redes para cualquier sistema de potencia que aproveche energías renovables”. Sin embargo, la falta de interconexión entre las redes regionales de China, la enorme cantidad de sistemas pequeños integrados y el bajo costo de la electricidad generada con carboeléctricas ha causado saturación de dichas redes y el gobierno revisó dicha Ley en abril del 2010. La nueva Ley “obliga” a las compañías que operan las redes eléctricas a garantizar que comprarán un mínimo de electricidad generada con energías renovables; los detalles de esta “obligación” todavía no han sido determinados.
            En Morelos, por la alta y continua radiación solar, la vocación turística, el compromiso con la conservación del ambiente y las instituciones líderes en investigación y desarrollo tecnológico, es imprescindible llevar a cabo una transición de las energías fósiles a la energía solar. Debemos invertir en sistemas fotovoltaicos integrados a la red de potencia para generar toda la electricidad que requerimos, con el costo de la electricidad convencional desplazada pagaríamos dicha inversión en siete años y después tendríamos otros trece años de operación gratis. Olvidémonos ya de instalar centrales contaminantes en nuestro estado para abastecer de energía a otros.   

1 comentario:

Karla Cedano dijo...

Es el año de la Energía Renovable al alcance de todos... Sólo de escribirlo me sentí en el tercer mundo TOTALMENTE... Soy miembro de la clase media de este país, y aún estoy muy lejos de poder tener a mi alcance Energía Renovable... Pensar que este año, se busque concientizar al mundo para que todos tengamos acceso a ella es maravilloso, pero lo siento utópico... A menos que, como China, le entremos con todo, los invito a que se mueran de la envidia (pero de la buena)...